La importancia de ser modista o modisto

modista

Lo confieso, desde el inicio de mi profesión en 1983 hasta ahora, cuando me preguntaban cual es mi profesión, siempre había huido de  la palabra “Modista”.

Mis títulos dicen: “Diseñadora y Patronista Industrial”, en aquel momento, hace ya unas décadas, eso era lo importante. Era el momento del cambio y de ser muy modernos, la profesión de “modista” sonaba a antigua y caduca, nadie quería tener un hijo modista.

“Hoy, 30 años después reconozco que la formación en modistería y mi trabajo junto a sastres y modistas es lo que más me ha ayudado en mi carrera hasta llegar a crear mi propia academia. Ahora intento transmitir el valor de lo bien hecho y bien cosido que en su día me transmitieron ellos a mí.”

Desde aquí quiero hacer un pequeño homenaje a todos los sastres y modistas que me enseñaron y me transmitieron el amor por la profesión.

Empecé estudiando en mi pueblo (Lasarte), al lado de una gran modista “Ana Lerin”. Ana me enseñó que es una manga y un cuello bien puesto y a educar mi ojo para detectar las cosas bien creadas y bien cosidas. Mi primer trabajo me lo dio Kontxu Uzkudun (Minimil) un lujazo trabajar con una de las mejores modistas  que yo conozco, Don Jaz, José Miguel (Hongo), Julian Canas y Paco Turiel (Tudren), Elisa Ribero (Elisa Ribero), todos ellos modistos de la vieja escuela y una wikipedia de la modistería.

Hoy me encanta la profesión y la palabra modista, sobre todo porque estoy viendo el error que se está cometiendo en las escuelas de Moda,  formando “diseñadores” poco formados en modistería  y los problemas que, estos nuevos diseñadores, están teniendo para introducirse en el mundo laboral al no tener esa formación de base.

Pero analicemos las profesiones y sus diferencias:

El/la modista/modisto: Es un profesional cuyo oficio es hacer prendas de vestir, generalmente de mujer aunque también de hombre. Sus habilidades son: diseñar, patronar, crear prototipos, elegir tejidos, cortar, ajustar, confeccionar… Se dedica al diseño y confección de ropa a la medida. Ésta misma persona tiene la capacidad y los conocimientos para realizar transformaciones y correcciones en caso de ser necesario. Conoce los textiles, cómo se comportan sobre el cuerpo y hasta qué punto pueden ser trabajados.

El/la sastre: Se dedica a cortar y confeccionar a medida ropa de hombre, especialmente trajes y camisas. Se puede definir como un modista. Sin embargo, en el caso de la ropa a la medida su especialidad generalmente es el servicio a caballeros.
La costurera es quien cose las prendas. A diferencia del sastre o la modista, la costurera ni diseña ni patrona. Recibe las prendas ya cortadas y su trabajo es coserlas según las indicaciones que reciba.

El/la diseñador/a:  Es el creativo que lleva las ideas al papel y dibuja los modelos que serán elaborados a posteriori. Se encarga de seleccionar la tela, los estampados, colores, accesorios, peinado e incluso el maquillaje apropiado para la modelo. El diseñador no tiene por qué saber hacer patrones o coser, aunque en mi opinión lo ideal es que un diseñador sepa llevar a cabo todos los pasos de la elaboración de una prenda. El diseñador es el responsable de la colección, decide tendencias, modelos, tejidos y colores más apropiados al target al que se dirige. Es el director de la colección y como tal y según mi opinión, no tiene porqué ser un experto modista pero sí debe conocer la técnica de la costura y el patronaje. El término diseñador también se utiliza para aquellos que presentan sus colecciones durante eventos de pasarela.

El/la patronista: Es un modista con conocimientos de patronaje industrial y de cómo elaborar los patrones, de forma que puedan ser confeccionados en cualquier parte del mundo, con los códigos de confección mundiales, (aunque se cosan en su barrio). Debe dominar el escalado (desarrollo de las tallas) y también debe saber de Diseño para poder interpretar las creaciones del diseñador.

En definitiva, para llegar a ser un buen patronista, primero debes ser un buen modista.

En palabras del mismísimo Balenciaga:

“Un buen modisto debe ser: arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida.”

balenciaga

This Post Has 5 Comments

  1. Web Hosting

    Se denomina modista a la persona que tiene por profesion el diseno y confeccion de prendas de vestir; como vestidos, blusas, abrigos, sombreros, etc. El proceso de creacion se inicia eligiendo el material con el que se trabajara concretando los detalles referidos a formas, colores, texturas, acabados, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *